Columnas

El buen comer
22.03.2017
Cómo ser felices
Mensajes de vida.
22.03.2017
Maria Guadalupe Subias Figueroa
Por: Maria Guadalupe Subias Figueroa
guadalupe1324@hotmail.com
Cómo ser felices

 

Es difícil definir qué es la felicidad. La mayoría pensamos en la felicidad como esa meta a la que debemos llegar. Nadie admira a las personas infelices y mucho menos piensan en ellas como modelo a seguir es por eso que asociamos a la gente feliz con admiración y respeto. Se nos ha enseñado desde pequeños que no importa cómo pero debemos ser felices.  Es entonces cuando nos exigimos serlo pero muchas veces, por más que se trate, no puede conseguirse es entonces cuando nos sentimos devastados y fracasados. La felicidad no es una meta, es un estado y además esto no es permanente. Cada día y en cada situación aspiramos a serlo sin embargo, no siempre se consigue. No hay que perseguir la felicidad, hay que aquietarse y prestar atención porque la felicidad, ya la estamos teniendo en situaciones de las cuales somos ignorantes. 

La felicidad no es necesariamente placer. Existen momentos felices y vivimos momentos muy gratos y placenteros en nuestra vida, pero no podemos basar nuestra vida sólo en estos momentos. La felicidad engloba muchas cosas como aprender a ver lo bueno en cada situación, aún en la adversidad.

Las experiencias traumáticas pueden ayudar a un individuo a ser feliz. Después de superada la etapa de duelo, el trauma puede enseñar, puede humanizarnos, puede ayudar a valorar situaciones y personas que antes, dábamos por sentado. A algunos les sirve para valorar más el presente. Basta con una experiencia donde se nos ha arrebatado algo, para que este sea el punto de partida para sentirse diferente, para sentirse más pleno; para agradecer y bendecir.

Todos podemos aprender a ser felices a menos que tengamos algún padecimiento o trastorno mental. De nuestros padres aprendemos a disfrutar o ver la vida de manera pesimista. A sentirnos felices y agradecidos o miserables. Si tienes padres fatalistas, puedes volver a aprender a ver las cosas de una manera más positiva, sin olvidar la realidad. Ser positivo, no basta. También hay adultos con infancias muy tristes pero con vidas adultas plenas porque decidieron darle la vuelta a la adversidad. La forma para saber si eres positivo o fatalista es fácil. Narra tu vida, si predominan los relatos tristes, con muchos problemas y drama, la probabilidad de sentirte infeliz en el presente es elevada. Los pensamientos positivos podrán regular nuestro ánimo pero no todo funciona con pensamiento mágico, si  fuera así, no habría tanto drama en el mundo. Lo mismo pasa para los que registran inmediatamente los acontecimientos negativos y los repiten en su mente una y otra vez de manera obsesiva, causando infelicidad y hasta depresión. 

 ¿Entonces cómo es que la gente es feliz? La gente feliz tiene problemas, claro que es así, pero está capacitado para resolver o superar más rápido el sufrimiento. Hay veces que el dolor no puede evitarse como cuando alguien muere, cuando se experimenta una ruptura amorosa, algunas enfermedades, despido en el trabajo etcétera. Por eso es importante saber que hay situaciones que son imposibles en las que no sintamos tristeza y debemos vivirla pero no perpetuarla. Hay personas que hacen de las tragedias una forma de vida y esto se convierte en un mal hábito. Les encanta vivir en el mercado de lágrimas Todos tenemos eventos dolorosos pero si no decidimos superarlo, nos estamos condenando a una vida infeliz.

El tema sobre la felicidad y el dinero tiene mucho peso en la sociedad. ¿Por qué algunas personas intentan siempre tener mucho dinero? Las personas que tienen esta única  meta, lo hacen para contrarrestar una baja autoestima. Vemos el dinero como pasaporte para ser reconocidos y respetados. Deseamos que los demás nos admiren y nos acepten. Estas personas se hacen esclavos de sí mismos y al final, los demás no siempre los verán como personas valiosas. El materialismo y consumismo, nos está arrastrando a la banalidad.

Los medios de comunicación también influyen en que nos estemos convirtiendo en pesimistas. Las noticas llenas de contenido violento, nos hace pensar que lo positivo ya no existe. Vivimos con temor, con desilusión y enojo.

Pautas para ser feliz:

  • Aprende a disfrutar cada situación del día.- caminar, bailar, trabajar, nadar, montar en bicicleta, salir al parque, tomar unos minutos de sol, etcétera. Debes darte tiempo para ti mismo, antes que los demás.
  • Come sanamente.- Agrega en tu dieta: ácidos grasos (omegas), minerales (hierro, zinc, magnesio y selenio). Las vitaminas son primordiales. La deficiencia de algunas vitaminas como el ácido fólico, tiamina (B1), niacina (B3), piridoxina (B6) y cobalamina (B12) se asocia con síntomas de trastornos mentales tales como: irritabilidad,, confusión mental, poca concentración, letargo y depresión. Este tipo de vitaminas se encuentran en la carne de pollo y pato. Pescados como el atún y sardinas, vegetales de hojas verdes, almendras, nueces y cereales integrales. Los alimentos ricos en antioxidantes, te mantienen joven, es importante no olvidar comer jitomate, piña, granada, cebolla, ajo, uvas, brócoli y espinacas. 
  • Haz ejercicio.- Cuando hacemos ejercicio, el cerebro libera unas sustancias (dopamina y endorfinas) que producen sentimientos de bienestar. Reduce el estrés y mejora nuestro estado de ánimo.
  • Ejercita tu cuadrante espiritual.- Ama, libera, deja ir, perdona, agradece, medita, ora, bendice, perdónate a ti mismo. 
  • Aléjate de las amistades tóxicas, de la gente con malos sentimientos, de los envidiosos, de los conflictivos y rodéate de personas que te ayuden a madurar y a ser mejor. No trates de agradar a todo el mundo, haz una introspección sincera y mejora lo que tengas qué mejorar. ¡Disfruta de ti mismo!
  • Haz vínculos emocionales con animales.- Vincularnos con animales puede desbloquearnos emocionalmente. Ellos también nos ayudan a superar pérdidas y enfermedades.
  • Aprende a pedir ayuda.- Desde niños nos enseñan a ser super poderosos y que no necesitamos la ayuda de nadie. Debemos tener claro que no somos superhéroes y para salir del agujero en el que estamos necesitamos de alguien.  Aceptar que en algunas situaciones no podemos solos, es el primer paso para romper con nuestro “Yo soberbio” que frustra nuestras vidas.
  • Define valores y saca de tu vida lo que te aleje de ellos (introspección).
  • Haz siempre una actividad al día que te guste.
  • Vive el aquí y el ahora, no en el pasado. A veces el pasado, nos ata a una vida infeliz.
  • Ten un sentido de vida y busca trascender.- voluntariado, explotar algún talento, dejar algo bueno de ti a los demás (altruismo sincero).

Tú eres la única persona a la que le corresponde ser feliz. No a tú pareja, ni a tus padres, ni familiares ni amigos. Deja de culpar a los demás de tu infelicidad y empieza a ser feliz. Para ser feliz necesitamos esfuerzo, necesitamos comprometernos con nosotros mismos antes que con otros. De ti depende buscar tu sentido de vida, un objetivo. ¡Aprende de la pérdida y vive el momento presente!




Cargar
más columnas