Columnas

El buen comer
28.03.2017
¿Cortar te está costando más de lo que imaginaste?
5 consejos que ayudarán.
28.03.2017
Jeniffer Jimenez
Por: Jeniffer Jimenez
jenjet@outlook.com
¿Cortar te está costando más de lo que imaginaste?

 

 

“Es tan corto el amor y tan largo el olvido”

-Pablo Neruda 

 

El tiempo de una relación no determina qué tanto va a costar superarla en caso de una ruptura. Relaciones que duran un año o tres meses pueden ser igual de dolorosas, es justo la calidad de estas lo que quizá defina el nivel de dolor al terminar. Y aunque exista una seguridad al hacerlo, esto no exime el proceso de superación.

En muchas de las ocasiones visualizamos, aunque duela a madres el corazón, que todo pasará rápido y que en menos de lo que imaginamos estaremos repuestas. Pero nos damos cuenta que no está siendo así, que nuestro optimismo, aunque digno de documental, no está siendo tan efectivo. 

Entonces ¿Qué sigue? ¿Darnos por vencidas? ¿Marcar ese número que borramos para no llamarlo, pero que esta tatuado en nuestra memoria? Y así saber si existe una posibilidad de que el corazón deje de llorar y parar la masacre que hay entre el orgullo, el dolor, el optimismo, el corazón y los consejos de todas las amigas. 

Pues sí, es una posibilidad de salir lo antes posible del infierno, pero siempre conscientes de que es una solución a corto plazo. Los grandes logros cuestan, y salir de una ruptura importante y significativa es uno enorme. Sí, siempre habrá la opción más fácil, con sus muchas desventajas. Y sí, siempre habrá la opción más complicada, con su mucho trabajo y muchas ventajas. 

 

Primero,  la pregunta más importante cuando creemos que no podemos más y que vamos a volver es ¿solución a largo o corto plazo? Si es a corto, ya sabemos qué hacer. Si es a largo, bueno hay muchas técnicas que nos podrán ayudar, pero nada como dar tiempo y hacernos a la idea de que dolerá más de lo que imaginamos. Es como curtir o agrandar el umbral del dolor emocional.

Claro que hay cosas que sirven, como:

  • No escuchar toda esa música que nos hace llorar a moco tendido. Hace que duela más. 
  • Tratar de no beber hasta la inconciencia. No, no por ponernos hasta las manitas vamos a olvidar, cuando se nos pase la borrachera tendremos la maldita cruda y  seguirá el recuerdo. 
  • Si estamos solas en casa hagamos cosas para nosotras. Poner pelis es peligroso, aun cuando sean de comedia, siempre existe un romance en ellas.  Manicure, pedicura, un facial son mejores ideas. Cambiar de maceta esa plantita,  pintar, reacomodar nuestra casa. 
  • Si hacemos un juramento de dejar el tema de nuestro ex, salgamos con las amigas al café y hablemos de nuestros proyectos. Pero si vamos a darle otra vez las mil vueltas de por qué cortamos, si es un cretino, si ya anda con alguien, entonces mejor nos quedamos en casita. Aunque digan que hablar ayuda, enfrascarte en el mismo tema for ever, no. 
  • Alejémonos de las redes sociales. Esta es la más importante y más difícil. De nada ayuda estarnos enterando qué hace y deja de hacer. Con quién sale y con quién no. Si se ve triste o feliz. Toda esa energía y tiempo que gastamos en esto, se puede utilizar para superar lo que urge superar. 

Manos a la obra chicas.  Y recuerden que toooodo esto es en caso de que la ruptura sea definitiva y por causas irreconciliables. Si aman a su chico y terminaron por algo absurdo, conciliable y superable entonces vayan ámenlo, bésenlo y sean felices… que después el café se enfría, después las ganas se pierden, después la vida se acaba. 

Con amor,

Jen. 

 




Cargar
más columnas