Columnas

El buen comer
30.10.2017
Los mitos de los gatos negros
Verdades y mentiras sobre Halloween
30.10.2017
Centro Cultura Animal
Por: Centro Cultura Animal
ccanimal.info@gmail.com
Los mitos de los gatos negros

Dentro de la era de la tecnología, la información y la comunicación hemos revolucionado conocimiento, cultura, creencias y formas de vida en todo el mundo. Cada vez más, los seres humanos podemos comunicarnos de forma inmediata, y sobre todo, esta información entre usuarios alrededor del mundo, permite evitar errores y comunicarse con mayor aproximación y veracidad.

Anteriormente, la comunicación era lenta y lejana, después evolucionó a monopolios donde sólo unas partes controlaban la información y se permitían difundirla. Esto llevo a que las creencias se arraigaran con poca posibilidad de ser cuestionadas, ni ser debatidas, simplemente porque alguien había experimentado cierta situación, lo cual daba lugar a universalidades que muchas veces podrían estar equivocadas o a lo que conocemos como mitos. Los mitos siempre han estado presentes en la humanidad, sólo que estos han evolucionado.

Uno de los más arraigados, pero ahora sólo como forma lúdica en la humanidad, es la celebración de Halloween o noche de brujas. Las brujas sólo fueron mujeres revolucionadas en su época, en la que eran responsables de la agricultura y la tierra, esto llevó a una comprensión avanzada de la naturaleza y sus ciclos. Muchas de estas mujeres estudiaban y encontraban nuevas formas de producir y crear beneficios para ellas y los suyos. Algunas de ellas eran solteras y contaban con la compañía de gatos. Aquí se originó uno de los más grandes mitos que ha costado tiempo para que se pueda desarraigar dentro de muchos grupos humanos: Los gatos negros y su relación con la maldad.

Desde entonces, a los gatos se les ha atribuido un sinfín de situaciones negativas desde supersticiosas hasta de salud. Las supersticiones han hecho creer que los gatos negros están relacionados con la maldad de las brujas y su oscuridad, y se le adjudico a esta especie la primera causa de toxoplasmosis, una enfermedad que repercute en la salud, sobre todo, en las mujeres. Ahora, sabemos que estas dos aseveraciones son falsas. Los gatos, no siempre eran negros, eran simples acompañantes y su color era como se percibían en la oscuridad cuando estás mujeres se reunían. La toxoplasmosis tiene causas diferentes y siempre puede ser evitada por prácticas y cuidados necesarios.

Lo anterior, se ha ido modificando, hoy se toma con mayor ligereza. Ya no se cree en la existencia de este tipo de brujas y se van desmitificando todas esas creencias y muchas otras, el gran aliado como ya se dijo ha sido la proximidad e inmediatez de la comunicación. Sin embargo, algunas de estas no se han erradicado de forma definitiva como lo es la situación de los gatos. Algunas personas todavía los ven como un animal con pocas ventajas o beneficios para ser una mascota e incluso son maltratados o asesinados por los motivos mencionados.

Este tiempo ha dado la posibilidad de derribar creencias erróneas y de difundir experiencias reales y gratas, considerando las vivencias ajenas y creando las posibilidades de permitir al menos para estar dispuestos a considerar las perspectivas de los otros.

Se ve que cada vez es más recurrente las historias que hablan de los gatos, lo graciosos que son, de su excelente compañía dentro de nuevas experiencias entre libertad y cariño animal.

Es por eso que hoy nos hemos dado la tarea a reflexionar acerca de nuestras prácticas humanas y de la interacción con otras especies. ¿Qué tanto influye y decido a través de las experiencias de otros? ¿Qué tanto considero las experiencias ajenas? ¿Qué tanto estoy dispuesto a experimentar por  mi cuenta y crear una perspectiva personal? ¿Qué tanto me doy la oportunidad de crear una experiencia diferente a lo que creo en este momento? Sin duda, hoy más que nunca necesitamos inclusión, mayor integración de las personas y de la realidad, esto no excluye a ninguna especie animal y menos cuando todo está basado en mitos y prejuicios.