Columnas

El buen comer
17.09.2019
Viva nuestra independencia
Por: Diego Guerrero
17.09.2019
Viva nuestra independencia

 

Como seres cambiantes que somos, hoy en día todos estamos en constante búsqueda, emocional, espiritual, económica. Pero pocas veces nos preguntamos, de qué depende que nosotros encontremos lo que estamos buscamos. Cuando nacemos estamos destinados un cierto tiempo de nuestra vida a ser dependientes, está más que claro que en la infancia, de independientes no tenemos nada, pero sin embargo, hay actitudes que desde niños se notan que vamos desarrollando con el carácter.

Entonces pasan los años y nos volvemos unos más independientes, más creativos con la vida y hasta más seguros que otros, entonces vamos siendo más responsables y dedicados para lo que buscamos. Es ahí donde reconocemos que los más altos logros tienen que ver en cómo dirigimos nuestra vida y nuestras ideas. Sinceramente, pienso que nuestra personalidad tiene muchas dimensiones, y determina hacia dónde vamos a llegar. Por ejemplo, la madurez física y mental no depende una de la otra. La madurez es el trabajo que tenemos hacia nosotros mismos, es esa voz interna que gira en nuestra cabecita y nos dice cosas: tú cuidas tus sueños, tú haces o no lo que debes hacer por ti, te culpas a ti por los resultados, y no culpas al tiempo. Por otro lado la independencia se manifiesta cuando nos mentalizamos: el "yo puedo hacer las cosas", "yo soy responsable de mis sueños", "yo puedo elegir", "yo puedo ser una mejor versión de mí mismo", y a la misma vez "yo puedo combinar mis talentos con otros y crecer todos juntos".

 

FOTO: GETTY IMAGES ISTOCK

 

¿Sabías que la vida por naturaleza es interdependiente? Se necesita un poquito de otras actitudes para generar cambios. Si algo debemos tener claro es no ser emocionalmente dependientes, el sentido de mérito y nuestra seguridad no deben depender de la opinión de otras personas. La independencia nos da fuerza para actuar y gritar con valentía lo que somos, desde luego, la valentía nos da fuerza para darle la vuelta a los problemas sin tantos rodeos, nos motiva a guardar distancia de los momentos tóxicos, buscando la salida si es que estamos en situaciones poco favorables. 

Cuando nos encontramos en la dependencia emocional, no se puede llegar lejos si no nos proponemos llegar lejos. No esperemos que cambien otras cosas para después nosotros intentar ser diferentes. Yo no sé realmente qué es lo que quiera hacer cada uno, pero siempre tengan un plan, que por más raro que suene, síganlo. Tal vez van a decir que viven en un mundo raro, y sí, pero es su mundo. Y en nuestro mundo hay que atrevernos a no ser lo que la sociedad espera que debamos ser por definición. No dependamos de las ideas que otros tienen sobre nosotros. Seamos emocionalmente independientes y atrévanse a inventar su propia persona, su propio camino y defenderlo a no sentirse menos por ser diferentes. 

 

FOTO: GETTY IMAGES ISTOCK