Columnas

Life style
05.02.2021
Alta costura primavera verano 2021: escape digital (Vol.1)
Fashiorama
05.02.2021
Álvaro Valadez
Por: Álvaro Valadez
alvaro@gentebien.com.mx
Alta costura primavera verano 2021: escape digital (Vol.1)

FOTO: AFP

 

Aún en contra de todo pronóstico y con los estragos de la pandemia más presentes que nunca, la industria de la moda se mantiene fuerte y sale adelante en tan complicados momentos. Quizás una de las principales razones de su fortaleza radica en que a pesar de todo, la moda siempre ha sido y será una forma de escapismo. Así lo comprobamos la semana pasada durante Haute Couture #FashionWeek que se realizó de manera 100% digital con desfiles y presentaciones online. Las principales casas de moda internacionales mostraron exuberantes colecciones que aunque sea por unos instantes nos hicieron soñar y fugarnos de la realidad. La moda sí es el reflejo de los tiempos, pero también habla y plasma el deseo de un mejor porvenir. Se vale soñar.

 

VALENTINO - FOTO: AFP

 

Valentino, exploración del tiempo. Pierpaolo Piccioli volvió a sacudir a la industria al mostrar una colección que desafía la manera de entender hoy la Alta Costura. Llamada Code Temporal, Piccioli se inspira en valores atemporales de la moda como los rituales, los procesos del trabajo artesanal que traspasan generaciones y que son reprogramados y actualizados gracias a factores tecnológicos. Una dicotomía que permite explorar nuevas posibilidades tal como lo vimos en cada uno de los looks que sin duda hicieron de Valentino el mejor desfile de la temporada. El perfecto encuentro entre el presente (y futuro) digital y la herencia del pasado.

 

FENDI - FOTO: AFP

 

Fendi, primera llamada. El debut de Kim Jones (también Director Creativo de Dior Homme) en la colección couture de Fendi, quizás fue la mayor decepción de la temporada. Grandes expectativas se habían generado tras el anuncio en septiembre del nuevo cargo de Jones al frente de la firma italiana (después de que Karl Lagerfeld ocupara durante 54 años este puesto). Una fastuosa puesta en escena y un casting que incluyó a Naomi Campbell, Christy Turlington, Kate Moss y Demi Moore opacaron a una colección que para muchos resultó anticuada y aburrida.

Tan sólo 19 looks inspirados en la novela “Orlando” de Virginia Woolf y el grupo literario conocido como Círculo de Bloomsbury, en donde tuvo más resonancia ante la prensa los rumores de intervenciones estéticas en el rostro de Demi Moore y Kate Moss que los diseños en sí. No hay duda que Kim Jones es una de las figuras más talentosas y trascendentes de la moda de la última década, ojalá su primer encuentro con la Alta Costura sea sólo una pequeña muestra de lo que está por venir con el resto de sus proyectos en Fendi. Primera llamada.

 

 

Schiaparelli, la magia sí existe. Hablando de procesos, finalmente y tras casi dos años dirigiendo una de las casa de moda más legendarias, el texano Daniel Roseberry finalmente ha logrado dejar su huella indeleble en la moda contemporánea gracias a su trabajo para Schiaparelli.

Su arriesgada propuesta tuvo que cosechar 2 años de discretos éxitos para recientemente resonar a nivel mundial gracias al vestido que usó Lady Gaga al cantar el himno estadounidense en la toma de posesión del Presidente Joe Biden, además del vestido con “abs” que portó Kim Kardashian en Navidad. Con estos fenómenos mediáticos como soporte de su éxito y su talento, Roseberry mostró su más reciente colección couture para la casa fundada por Elsa Schiaparelli; una entrega en donde la palabra magia es el pilar de sus creaciones.

Una fantasía que rinde tributo a la Alta Costura pero que se aleja de los cuentos de hadas y de la feminidad frágil, por el contrario, es cruda y directa tal como lo requiere el momento. Como lo menciona el propio Roseberry “hay algo en la Alta Costura que es un poco misógino, que exige o espera que la mujer se vea súper femenina y delicada. No se trata de ser un hombre, se trata de ser una mujer fuerte. Si deseas verte como un cupcake, Schiaparelli no es el lugar correcto”. La Alta Costura en el 2021 no sólo se digitaliza, se decodifica.