Columnas

Life style
04.07.2019
Dime qué piensas de ti y te diré cómo te ven
Por: Alexa Cara
04.07.2019
Dime qué piensas de ti y te diré cómo te ven

 

La forma en la que nos percibimos afecta directamente en la manera en la que los demás nos perciben. Si tu te percibes como una mujer hermosa, empoderada, valiosa, merecdora y extraordinaria, de la misma manera te van a percibir los demás y de igual manera si te percibes como lo contrario, también eso es lo que los demás van a percibir en ti.

 

 

La relación físico-autoestima/ autopercepción es muy relativa pues tenemos la idea que las mujeres con cuerpazo, cara perfecta, piel increíble y pelo de concurso tienen la autoestima hasta el cielo, se aman y su vida es fácil y juramos que no tienen problemas de auto-percepción y cuando vemos esa vulnerabilidad en ellas nos da coraje y las juzgamos..."solamente lo dice porque sabe que tiene cuerpazo", "con esa cara no tiene derecho de quejarse", "su inseguridad es falsa, es para llamar la atención".

 

 

La belleza física no tiene que ver con la autoestima, hay miles de mujeres que no pertenecen al prototipo de belleza y son mujeres sumamente seguras, que imponen, que al verlas quieres estar con ellas, que admiras y que cuentan con mucha belleza interna y energética así como también hay mujeres consideradas bellísimas físicamente que se odian, que no te dan ganas de estar con ellas, que te alejan con su energía o simplemente que no las ves porque se sienten chiquitas.

 

También hay mujeres hermosas físicamente que se aman, que su autoestima está hasta arriba y que conquistan el mundo y mujeres que no son consideradas tan bellas y tienen muchos problemas de autoestima y auto-persepción. Hay de todo y no podemos generalizar ni asegurar que si eres bella físicamente, tu autoestima es alta o que si no lo eres, tu autoestima está destrozada.

 

 

 

La autoestima tiene que ver en cómo te percibes y te tratas, te procuras y te amas. Tiene que ver en cómo aprendiste a verte, en lo que viste en mamá y/o mujeres importantes de tu infancia ¿Tu mamá se criticaba o se hablaba bonito? ¿Se quería como era o quería siempre cambiar algo? ¿Ponía su seguridad en su físico o en sus cualidades como mujer? ¿Se comparaba con otras mujeres? ¿Las criticaba? Todo esto moldea la manera en la que te vas a percibir así como la forma en la que sentiste que te percibían tus padres ¿Te criticaban? ¿Te aplaudían tus logros o siempre había algo mal contigo? ¿Reconocían tus cualidades físicas e internas? ¿Condiconaban su amor? Todas estas preguntas te pueden llevar a comprender de alguna manera el por qué te percibes como lo haces y te tratas como te tratas.

 

 

Todas estas creencias que se nos implantaron en la infancia consciente o inconscientemente se pueden modificar a través de la consciencia y del trabajo interno así que primero identifica cómo te percibes a ti misma y después crea un plan de acción para transfromar esas creencias que no te sirven y que te han hecho daño. No es algo sencillo pues llevas toda tu vida dándoles poder y repitiéndotelas pero se puede logar con mucho amor propio o constancia.

 

 

Si lo necesitas acude a algún profesional para que el proceso sea lo más amoroso posible y tengas más herramientas que te puedan ayudar a lograrlo ¿Te animas?