Columnas

Life style
29.11.2018
Eterna juventud
¿Cómo envejecer con elegancia?
29.11.2018
Eterna juventud

 

“Nada envejece más que vestirse de joven”, es una frase de la famosa Carolina Herrera con la cual estoy totalmente de acuerdo ya que muchas veces las mujeres cuando cambiamos de etapa de vida sufrimos crisis en las cuales nos aferramos a nuestra edad anterior, a la juventud, a la belleza y a todo eso que teníamos y veíamos en nuestro cuerpo.

Cuando comenzamos a envejecer las mujeres buscamos todo lo que está a nuestro alcance para lucir más jóvenes y evitar o retrasar los signos del envejecimiento, desde cremas milagrosas, cirugías, dietas, tratamientos y muchas veces también nos aferramos a la ropa que usábamos cuando teníamos 20 o cuando teníamos unas piernas especatulares o un abdomen plano, el problema es que ya no es así, nuestro cuerpo cambia, nuestras necesidades cambian, nuestras actividades cambian y al final del día nuestra vida cambia.

 

JANE FONDA

 

Teóricamente una persona debe hacer un cambio de imagen sutil cada 6 meses y un cambio total cada 10 años, ya que es un cambio de etapa importante y tenemos que lucir acorde a ella.

 

MERYL STREEP

 

¿Cuántas veces no hemos visto señoras de 50 años vestidas con mini falda, con el rostro restirado exageradamente, con prendas pegaditas al cuerpo, pelo de un color fantasía, tacones muy altos, maquillaje exagerado y prendas que simplemente no están diseñadas para una mujer de dicha edad? ¡Miles! Y lo hacen para sentir que están en esa época de su vida en donde se sentían perfectas, hermosas y valiosas pero en realidad solamente evidencian su falta de aceptación y pueden llegar incluso a pisar el terreno de la ridiculez.

Aceptar nuestra edad y llevarla con orgullo y la frente en alto es un gran acto de amor propio así como vestirnos y arreglarnos acorde a ella puesto que estás honrando a tu cuerpo, a tu historia y a tu camino, pues no hay nada más inspirador y admirable que una mujer madura vestida de mujer madura con esa elegancia, con esa sencillez y con ese porte que la madurez trae consigo.

 

DIANE KEATON

 

Realmente después de los cincuentas sí aplica el dicho “menos es más”, menos maquillaje, menos prendas alocadas, menos modas, menos prejuicios, menos miedo al rechazo o a la crítica, etc.

Cuando somos jóvenes queremos experiementar, encontrar nuestro estilo, probar diferentes cosas, seducir, buscamos como locas la aceptación de los demás y vivimos en la competencia constante con otras mujeres pero despúes de los 50, una ya debería tener su estilo muy definido, dejar de competir con otras mujeres, aceptar su cuerpo tal y como es y envejecer con mucho orgullo pero realmente esto es algo muy utópico en el mundo y en la sociedad que vivimos en la cual envejecer en la mujer es un pecado y en el cual el mercado está lleno de productos y servicios para no hacerlo.

 

CAROLINA HERRERA

 

Ser una mujer madura en esta sociedad y en este mundo no es nada fácil, es ir en contra de los estándares, es ir en contra de los medios de comunicación e ir en contra de lo que debería ser (una mujer bella y perfecta) pues a la mujer se le valora por su aspecto físico, por eso es tan importante ser fiel a ti misma y a tu edad, hacer oídos sordos a los deberías y escuchar a tu yo interior.

Uno de los más grandes problemas que veo en consulta es la frustación de las mujeres por no lucir como antes, por matarse en el gym y no lograr mirarse en el espejo como hace 10 años, por hacerse los tratamientos más caros y seguir viendo esas arrugas, por miedo a que el marido se vaya con una más joven, con mejor cuerpo y más colágeno pero es que ¿quién les dijo que mantener un hombre a tu lado depende de eso? Más bien deberían poner atención y trabajar en esas creencias limitantes que son las que efectivamente causarán que eso suceda con el mismo ímpetu con el que trabajan tanto en lucir 10 años más jóvenes y si tu pareja se va con otra por eso pues ¡qué gran favor te ha hecho al irse!

 

LA TIGRESA DEL ORIENTE

 

Pero ojo, una cosa es tener 50 y lucir como una mujer de 50 con tus arrugas, con tus lonjitas por ahí y tus imperfecciones por allá y otra es tener 50 y descuidarte al punto de verte desaliñada y fodonga, eso es otro boleto.

Una mujer puede tener 50 o más años y lucir espectacular, elegante, empoderada y sobre todo proyectar un gran amor propio y auto-aceptación inmensa si es que eso vive dentro de ella. No hay nada mejor que ver a una mujer envejecer con dignidad, orgullo y un enorme respeto a su cuerpo y a ella misma, grandes ejemplos de esto son: Jane Fonda, Carolina Herrera, Meryl Streep y Diane Keaton quienes son mujeres de Hollywood que han sabido envejecer desde el amor propio o bien también hay mujeres que no han sabido hacerlo y han atendado contra su cuerpo buscado la juventud a toda costa como: La tigresa, Donatella Versace, Priscilla Presley o Cayetana Fitz-James Stuart que al final del día solo terminaron viéndose de más edad y ridículas.

 

DONATELLA VERSACE

 

Así que si tú eres una mujer madura y anhelas lucir más jóven, lo primero que debes hacer es aceptarte en este momento y etapa de tu vida, aceptar tu edad y el cuerpo que tienes tal cual y especialmente deshacerte de toda esa ropa a la que estás apegada que ya no es para tí y que será mejor regalar a tus sobrinas.

Recuerda que cualquier cambio empieza aceptando el lugar en dónde estas y sintiéndote bien ahí.

 

PRISCILLA PRESLEY

 

Existen muchísmas formas de lucir prendas para mujeres maduras y verte fresca, elegante, activa, empoderada, moderna e inclusive joven pero como algo que se proyecta por sí solo desde adentro y no con mini faldas, escotes ni cirugías mal hechas

 

CAYETANA FITZ-JAMES STUART (DUQUESA DE ALBA)

 

No tiene nada de malo querer lucir más joven pero revisa desde donde nace ese deseo, ¿desde el amor priopio y la auto-aceptación? o ¿desde el rechazo y el miedo? Desde donde nace es hacia donde va, cuando es desde el amor nos causará más amor y lo haremos con muchísma felicidad y gozo pero cuando es desde el miedo nunca nos será suficiente y siempre nos mantendrá frustradas y drenadas. Y tú ¿desde dónde lo vives?

 

Alexa Cara