Columnas

Life style
17.06.2019
Honra tus relaciones
Son tus maestras
17.06.2019
Honra tus relaciones

Las relaciones son la mejor herramienta por la cual nos podemos conocer, ver nuestra luz y nuestra sombra para poder trabajarnos y transformarnos. El ser humano se está relacionando todo el tiempo, con las demás personas, con el medio ambiente, consigo mismo, con todo lo que existe.

 

Honrar todas nuestras relaciones presentes y/o pasadas es vital para poder crecer, para poder aprender y que el objetivo de tal relación se cumpla ¿Cuántas veces no hemos dicho o escuchado decir que una relación no funcionó? Que qué pérdida de tiempo, que fue algo sin sentido, etc. La realidad es que TODAS tus relaciones han funcionado así no hayan perdurado, así hayan sido tóxicas, así te hayan causado dolor, así fuera la peor relación de tu vida...¡FUNCIONÓ!

 

 

Funcionó porque te enseñó eso que tenías que aprender, porque te llevó a ver esas partes de ti no resueltas que era necesario que vieras, porque creciste y aprendiste a amarte más a partir de que no te amaron, porque aprendiste a hablarte con la verdad a partir de que te mintieron, porque aprendiste a hacerte responsable de ti mismo y de lo que manifiestas, porque eres diferente después de esa relación y con eso es suficiente para comprobar que funcionó.

 

Todas nuestras relaciones tanto de pareja, amigos, colegas, jefes, padres, etc, tienen objetivos específicos, todas las manifestamos para aprender algo  pues tu inconsciente sabe exactamente qué es lo que necesitas para evolucionar y es por esto que te sientes atraído a las personas con las que te relacionas y sin querer quieriendo resultan ser las ideales para tu evolución, casi casi como si hicieras casiting. 

 

El problema viene cuando no aprendemos o no integramos del todo las lecciones y nos pasa lo mismo y lo mismo y lo mismo con diferentes personas y no entendemos el por qué.  Es muy simple, no has aprendido ni integrado la lección y no has resuelto eso que tu inconsciente lleva mostrándote una y otra vez. Por ejemplo: si tu no te respetas, vas a atraer personas que no te respeten (dese el señor de la fruta hasta tu pareja), si tu te eres indiferente, vas a atraer personas que sean indiferentes contigo, si te mientes, vas a atraer personas que te mientan con el único objetivo de que lo hagas consicente y lo resuelvas en ti pues si lo resuelves dentro ya no lo verás fuera.

 

Todas las personas que se cruzan en tu camino son espejos y maestros, todas las relaciones son escuelas y el decir que una relación no funcionó porque no perduró o porque fue terrible es como decir que quinto de primario no funcionó porque ya no estás ahí y te la pasaste fatal pero en realidad fue tu escalón a sexto de primaria y aprendiste lo que tocaba aprender. La diferencia es que en la escuela si no aprendes las lecciones te vas a extra o repruebas y en la vida repites materia con otras personas, con el mismo tipo de novio patán, con el mismo jefe sangrón y absuivo, con la misma amiga traicionera, etc, pero cada vez con mayor nivel de dificultad y con más caos a ver si ahora sí lo trasciendes. 

 

Honrar cada relación que has tenido es necesario para avanzar, para no repetir y para evolucionar. Perdonar todo, perdonarte y hacerte responsable 100% de todas ellas y de todo lo que viviste es la clave para cambiar la perspectiva de víctima a aprendiz y cambiar el resentimiento por gratitud hacia el otro, hacia la relación y hacia ti mismo comprendiendo que no has perdido el tiempo, que no ha sido todo para nada, sino que todas te han dejado algo y es responsabilidad tuya aprender y sacarle el mayor jugo a cada una de las lecciones. Tú decides ¿Aprendes o repites? ¿Juzgas u honras? ¿Te sometes o te liberas?