Columnas

Life style
24.10.2019
Lululemon llega a la ciudad
Bienestar y comunidad
24.10.2019
Lululemon llega a la ciudad

 

Hace algunos años paseaba por el centro de La Jolla, California y un aparador llamó poderosamente mi atención. Yo que soy una floja empedernida fui capaz de meterme a una tienda de ropa de ejercicio y además, ¡comprar! La tienda en cuestión se llamaba lululemon.

De inmediato me gustó la idea de poder vestirme cómoda sin verme descuidada, o como la clásica señora que se viste de gimnasio todo el día y luego ni siquiera va al gym y solo se le va el día en fachas.

 

 

La marca nace hace más de veinte años en Vancouver básicamente para atender la necesidad de las mujeres de tener la ropa adecuada para la práctica del yoga. A través de los años se han diversificado en ropa especializada para la práctica de otros tipos de ejercicio, además de por la versatilidad de sus diseños y tipos de telas, también tienen una línea casual para usarse incluso en la oficina. Parte del encanto de lululemon es que se adapta a las necesidades actuales del estilo de vida de las grandes ciudades donde es necesario eficientar el tiempo, de manera que puedas pasar del ejercicio al trabajo y hasta una cita o una salida social. Para mí es la mejor ropa para viajar, por cómoda, no pesa, no se arruga y se seca pronto.

 

 

La filosofía orgánica, natural y empática del yoga sigue permeando sus productos, su manera de trabajar y tratar con sus propios empleados, así como, el trato a los clientes los que son denominados “invitados”.

 

 

Ahora que tenemos la fortuna de contar con una tienda en Guadalajara conocí un poco más de cerca el sentido de comunidad que busca lululemon.

Es importante para ellos escuchar a sus “invitados”, escuchar sus necesidades y adaptar los diseños de la ropa a un diferente entorno tanto de tallas, clima o prácticas de ejercicio de acuerdo al comportamiento del lugar donde se ubiquen, lo que los convierte en una marca empática.

Me encantó escuchar que su principal objetivo es crear COMUNIDAD entre marca y destino. En todo momento buscan el bienestar común a través del wellness con actividades extras como clases, seminarios y talleres los que se imparten de manera gratuita.

 

 

En este momento de crisis del comercio minorista, mejor conocido como retail en inglés, lululemon ha marcado una diferencia en el sentido de comunidad que permea a todas sus tiendas y la que le ha representado ir en sentido contrario a la tendencia mundial de retroceso, obteniendo un notable crecimiento.

Estoy segura que ese éxito también se verá en Guadalajara y podría convertirse en un ejemplo y tendencia para rescatar ese contacto directo entre marcas y cliente de una manera natural.

 

 

 

¡Bienvenida lululemon a Guadalajara!