Columnas

Life style
13.11.2018
Vístete con dulzura
El arte de vestirnos
13.11.2018
Vístete con dulzura

 

“No es lo que vistes, sino cómo lo vistes”, ésta es una frase muy popular y nos habla acerca de que lo que importa. Es el cómo, no el qué. Es la manera en la que vivimos el arte de vestirnos y esta frase realmente aplica para todo ya que no se trata de enfocarte en el qué sino en el cómo decides vivirlo, porque sí, es una decisión.

 

 

La hora de vestirnos puede ser un momento mágico para algunos, una tortura para otros, y a otros tantos les da igual pero seas del grupo que seas, vestirte es algo que debes hacer TODOS los días así que qué mejor que volverlo un momento armónico y mágico. Me gusta usar la palabra mágico ya que literalmente la ropa es mágica puesto que tiene el poder de empoderarnos como nunca imaginamos o bien de debilitarnos de la peor manera. ¿A poco no cuando te arreglas para un boda y te pones tu vestido hermoso, te maquillas, te peinas y te ves al espejo, te sientes con ganas de que te vea medio mundo? ¡Claro! Es porque todos esos elementos te empoderaron, pero ¿qué crees? No es la ropa en sí la que tiene ese poder, eres tú, la ropa solo es una herramienta que te lleva a descubrirlo y es una de las herramientas más increíbles que yo conozco.

 

 

Te propongo algo, cuando te estés vistiendo o porbando alguna prenda haz consciente tu diálogo interno ¿es amoro?, ¿te criticas?, ¿te hablas feo?, ¿te piropeas?, ¿te coqueteas a ti misma?, ¿te agredes psicológicamente? Pon atención a ese diálogo pues muchas veces compramos o vestimos prendas desde las premisas: “pues me queda dos tres”, “pues nada se me bien pero bueno”, “ ya ves, por comer tanto ya ni me quedan”, “ojalá se me vieran como a fulanita”, “si estuviera más flaca, con más busto, con menos busto, con mas pompi…”,“ni con esto me veo bien”, “pues a mi marido le gusta”, etc, y son premisas que nacen de creencias limitantes que no nos pemriten disfrutar la magia de vestirnos con amor y dulzura así que mi inivtación es a que identifiques tus diálogos internos negativos y te desidentifiques de ellos pero háblate con la verdad pues será la única forma de transformalos. Empieza a hablarte con dulzura, con amor, con ternura y con todo eso que tanto deseas de los demás. Si deseas que tu pareja te diga lo guapa que te ves, házlo tu primero, si deseas que la gente te haga sentir bien, házte sentir bien a ti misma tú primero, si deseas que la ropa te haga sentir hermosa, síentete hermosa primero con todo lo que eres. Yo sé que es difícil pero empieza poco a poco, con pequeños piropos como “qué bien manejo”, “me encanta mi color de cabello”, “que bonita letra tengo”, “mis ojos son mi mejor arma”, “amo mis uñas”, “mis lunares son lo máximo” y enfócate en todas esas cosas que no alcanzas a ver por estar enfocada en lo malo, en lo que no, en lo que qué feo y mejor empieza a agradecer lo que sí.

 

 

La ropa absorve nuestra energía y nosotros la suya así que cada que te pones algo hay un intercambio de energía, energía del color, de la tela, del peso, de la forma, la textura, las vivencias que tuviste en dicha prenda, etc, así como también del humor, de los pensamientos, de las emociones y de todo lo inconsicente que ni cuenta nos damos. Algunas veces una es más fuerte que otra pero eso sí, la energía de amor y gratitud siempre será la más poderosa y la que prevalecerá ante todas las demás como la de verguenza, miedo y culpa pues son las emociones de vibración más bajas. Curiosamente depdendiendo nuestro estado de ánimo y nuestro auto-concepto es cómo elegiremos nuestras prendas, si no me siento bonita, elegiré prendas que no saquen lo mejor de mi, si me siento gorda, elegiré prendas que me reconfirmen tal creencia, si me siento hermosa y poderosa elegiré prendas que así me hagan lucir, es curioso pero cierto, recureda que atraemos lo similar, como diría mi querida Ani ¿Cómo quieres escuchar las canciones del 94.7fm si estás en el 85.6am? ¡Es imposible! Si en tu estación de radio interna todo el tiempo te agredes, tu incosciente encontará la forma de atraer a tu vida prendas que te reconfirmen tal “canción (creencia)” con la tía que te regala el suéter horrible pero te lo pones, la prenda que está en oferta y no te encanta pero está en oferta, los jeans que te aprietan pero son los últimos de ese modelo y te los llevas, y no solo prendas, también personas y sutuaciones que reconfirmarán y funcionarán como espejo.

 

 

A lo que voy con todo esto es a que las prendas tiene un gran poder pero depende de nostros usarlo en positivo o en negativo. La energía con la que te pongas una prenda o un outfit es lo que definirá cómo se verá. Dos personas puede ponerse lo mismo y si una cree que es hermosa, divina y pirmorosa así se verá y si la otra piensa que no es bonita sólo pasaderira así se verá. Obviamente no se trata de ponerse lo que sea pero una persona que se ama, se conoce y se acepta tal y como es difícilmete (o nunca) elegirá prendas que no le favorezcan o que la no la hagan sentir fabulosa, en cambio una persona que se critica y agrede constatemente, sí lo hará, de nuevo, para reafirmar su creencia (de manera inconsciente). Cuando no trabajamos lo interno, los cambios externos no van a trascender y es algo que siempre le digo a mis clientas pues muchas veces pasa que les pones el mejor outfit, le cambias el clóset y le das todas las herramientas pero si no trabajan en su interior, a los pocos meses si no es que semanas regresan a vestirse tal y como antes o hasta peor. Así que es verdad, no se trata de lo que te pongas, sino de la energía con la que te lo pones pues la seguridad y el amor propio siempre serán el mejor atuendo.

 

 

Instagram: @alexacara.personalstylist

Facebook: Alexa Cara