Columnas

Septimo Arte
26.11.2019
Pero sigo siendo el príncipe de Gales
#DesdeLaCuartaPared
26.11.2019
Maité Ruiz Velasco
Por: Maité Ruiz Velasco
maria.teresa@gentebien.com.mx
Pero sigo siendo el príncipe de Gales

FOTO: NETFLIX,INC

 

Si tienes 20 años y te sientes mal porque aún no eliges qué carrera estudiar, echa un vistazo a Carlos de Gales, quien tiene 71 años y aún no sabe qué rumbo tomará su vida laboral los próximos años. Irónicamente, su tragedia terminará el día que muera su madre.

Recientemente llegó la esperadísima tercera temporada de The Crown a la plataforma de Netflix con un reparto completamente nuevo que interpreta versiones más viejas de los miembros de la realeza.

 

OLIVIA COLMAN COMO LA REINA ISABEL II - FOTO: NETFLIX,INC

 

Quizá muchos pasaron por alto que la nueva versión de la Reina, Olivia Colman, no tiene los ojos del mismo color que su antecesora Claire Foy ni que la misma Isabel II. Mientras que la protagonista de las dos primeras temporadas de la serie y la verdadera monarca inglesa tienen ojos azules, la protagonista de la tercera temporada tiene ojos cafés, pero, who cares?

Si vemos The Crown desde un punto de vista maduro y objetivo, considerando que es imposible conseguir clones exactos de los personajes de la vida real, y ponemos atención en las excelentes actuaciones de Olivia Colman, Josh O'Connor (Carlos) y Tobias Menzies (Felipe), disfrutaremos cada episodio que es una obra de arte. Cada capítulo nos hace replantearnos temas como ¿Qué implica ser Príncipe de Gales?, ¿Cómo se involucró la realeza británica con la llegada del hombre a la luna? O conocer el chisme desde el principio sobre la complicada historia de amor del Príncipe Carlos.

 

JOSH O'CONNOR COMO EL PRÍNCIPE CARLOS - FOTO: NETFLIX,INC

 

En esta nueva temporada de la serie el protagonismo recae también sobre otros miembros de la realeza, especialmente sobre Charles, por lo que nos damos cuenta que más que ser la historia de Elizabeth Winsdor, es la historia de la corona.

En el transcurso de la serie hemos visto cómo evolucionó el mundo en general, y un buen ejemplo son las “princesas rebeldes” de cada temporada. En las primeras dos partes de la serie, la Princesa Margarita (hermana de la Reina) es un símbolo de rebeldía. Se la pasa en fiestas tomando alcohol, fumando con filtro de madera y tocando el piano. No olvidemos que eran los años 50.

Cuando la década setentera comienza en la tercera temporada, la princesa rebelde es Ana, la hija de la Reina. Ella protagoniza una de mis escenas favoritas de la serie cuando se dirige al palacio, manejando su propio auto mientras escucha a todo volumen Starman de David Bowie. Cuando llega a la casa de la reina continúa tarareando este himno de los 70. Ana se viste a la moda (de esa época, obvio), escucha rock y tiene romances “por diversión”. Un ícono setentero.

 

ERIN DOHERTY COMO LA PRINCESA ANA - FOTO: NETFLIX,INC

 

Tampoco pude pasar por alto la relación de Isabel y Felipe. En sus versiones más jóvenes, Felipe se siente inseguro por estar siempre en segundo plano, e Isabel a su vez se siente insegura por las infidelidades de su marido. En la nueva temporada vemos un matrimonio más sólido; la Reina y el Príncipe hacen más que nunca un buen equipo.

 

OLIVIA COLMAN Y TOBIAS MENZIES COMO LA REINA ISABEL II Y EL PRÍNCIPE FELIPE DE EDIMBURGO - FOTO: NETFLIX,INC

 

 

Siempre existirán muchas versiones de una misma historia. Te recomiendo ver los documentales The Story of Diana o The Royal House of Winsdor, pero es interesante observar #DesdeLaCuartaPared una versión que esté del lado de Carlos de Gales, el heredero que está esperando.