Columnas

Topicality
11.10.2017
Septiembre
Se distinguió de manera especial
11.10.2017
Septiembre

El otro día platicaba con un querido amigo que este año ha sido un año especial, lleno de cambios y revoluciones. Para mí lo ha sido, sin duda, desde el aspecto personal, familiar y laboral. Desde que comenzó el año mi zona de confort, mi seguridad en mi misma y mi casi intacto optimismo se han puesto a prueba, lo que espero me aporten sabiduría y aprendizaje, y si no, pues ni modo, hay que seguirle. Esto es en el plano personal, que es con el que una lidia a diario.
Lo que me tiene de verdad impresionada son la cantidad de acontecimientos globales que se han venido dando desde el mes de enero con la inverosímil llegada de ese señor a dirigir Estados Unidos y con ello sembrar un clima de temor e incertidumbre hasta en nosotros, simples ciudadanos mexicanos normales, pasando por esa serie de atentados terroristas, desastres naturales, nuestra eterna guerra con el crimen, los feminicidios, y bueno, la lista es larga.
Septiembre se distinguió de manera especial, el fin del verano que no se quiere terminar de ir parece que tampoco quiere acabar de impactarnos de manera brutal.
El mes comenzó con el huracán Lidia que hizo de las suyas en Los Cabos; el primer terremoto devastador de septiembre que comenzó por ensañarse con el Istmo de Tehuantepec; el terrible asesinato de Mara Castilla a manos de un chofer de un servicio de taxis “seguros” que nos hizo sentirnos con miedo a toda hora y en cualquier lugar de este país, y finalmente, casi de manera increíble, otro 19 de septiembre, un terremoto devastador en Morelos, Puebla y que terminó de tirar lo que quedaba en pie de Chiapas y Oaxaca, y por supuesto, en la Ciudad de México; con ello el impactante despliegue de solidaridad, empatía, buena voluntad, y en general, colaboración absoluta la que demostraron los casi 20 millones de chilangos.
La Ciudad de México y sus habitantes son nuestro principal referente cultural de ciudad capital que acapara todos los reflectores del país.
Mi reflexión va precisamente en ese sentido, la Ciudad de México y sus chilangos verdaderamente me parecen una raza particular, están acostumbrados a la lucha diaria en un entorno difícil, su clima, su tráfico y sus temblores, a levantarse temprano y a dormir tarde, a ‘perrearse’ un trabajo; tienen que ser muy buenos en lo que hacen porque vienen otros mejores pisándoles los talones, y esto va para todos los estratos sociales y culturales.
Los chilangos son capaces de hacer esto todos los días y también son capaces de disfrutar de su tiempo libre y aprovechar todo lo que su enorme ciudad les ofrece, son ‘bienquedados’ y hasta puntuales.
El símbolo de la perrita Frida me parece tan entrañable como necesario, me conmueve como un ser tan inocente sea quien finalmente termine representando a todos y cada uno de los que están dispuestos a hacer a un lado todo, por hermanarse, aunque sea por un momento, con el que se tiene junto, tal y como nos lo acaban de demostrar esa gran mayoría de chilangos.

Con eso me quiero quedar de este tremendo septiembre.

#fuerzamexico
#todosomosfrida

 

Pie de foto: Ilustración elaborada por la estudiante del ITESO de Guadalajara, Sofía Ron. Las ganancias de la venta de estas calcomanías se destinaron a la ayuda del Istmo de Tehuantepec.