Columnas

Topicality
18.02.2019
The Beatles como refugio
La Melómana Roja
18.02.2019
Liz Moreno
Por: Liz Moreno
lizbeth.morenocano@gmail.com
The Beatles como refugio

FOTO: APPLE RECORDS

Durante la semana esto fue un poco de lo que pasó en la música: Cardi B y Bruno Mars sacaron una canción nueva, Bad Bunny me hizo llorar con su nuevo video musical y seguramente los hermanos Gallagher se pelearon, de nuevo.

A veces parece que al mundo le importa más el chisme que rodea a los músicos e intérpretes, que sus productos en sí. Sé que yo he caído en esa dinámica porque, honestamente, me encanta el chisme. Me gusta mucho saber qué sucede en sus vidas porque, en mis sueños guajiros, tal vez me veo conviviendo con ellos, pero luego me doy cuenta que no es por sus vidas glamorosas por las que los sigo. Es por lo que siento siempre que escucho sus canciones.

Esta semana me di la tarea de hacer un reencuentro conmigo misma, de darme el tiempo de alejarme un poco de toda la farándula y disfrutar lo que más amo en la vida: la música. Y así fue como el viernes en la noche me encerré en mi habitación y cante a todo pulmón las canciones de mi álbum favorito, el famosísimo Abbey Road de The Beatles. Quienes me siguen en Instagram fueron testigos de las historias en las que cantaba desafinadamente Here Comes The Sun.

VIA: GIPHY

 

Los momentos más importantes de mi vida siempre han tenido por lo menos una canción de The Beatles acompañándome. Y es que el cuarteto de Liverpool no sólo es una de las bandas más influyentes de la historia de la música, sino que John, Paul, George y Ringo son los cuatro amigos que han estado siempre dándome aliento, consolándome y alegrando mi vida.

Ellos siempre tienen la canción correcta para cada tipo de situación: si me enamoré a primera vista en el tren escucho I’ve just seen a face, si estoy teniendo un mal día y quiero mejorarlo tengo Dear Prudence, y ahora que estoy a punto de graduarme de la universidad escucho juntas Golden Slumbers, Carry That Weight y The End porque describen perfectamente mi proceso de despedida. Y podría seguir y seguir con miles de situaciones en la que los Fab Four siempre son los perfectos acompañantes.

VIA: GIPHY

 

Sólo las personas que encontramos refugio en la música entendemos lo maravilloso que es escuchar nuestro disco favorito, la canción predilecta o a la banda que siempre te acompaña en los momentos más felices y en los más desesperados. Es como volver a casa.

Es por eso que para mí a veces es inconcebible entender que hay personas que no sienten este amor por la música que yo siento, que les da igual lo que el cantante intenta transmitir en las letras o que no sienten que la piel se eriza cuando la melodía es demasiado para este mundo. No puedo creer que existen personas que viven sin esta pasión, que se levantan por la mañana a hacer sus actividades y no tienen una canción que los acompañe para hacer mejor su día.

Si quieren mi humilde opinión (y si no la quieren, pues aquí pueden dejar de leer), creo que todas y todos deberíamos tener ese santuario en el que puedas encontrar confort con la música, sobre todo cuando el mundo es cansado y quieres escapar un rato para disfrutar de tu soledad. Y si quieren mi recomendación, escuchen el Abbey Road, tal vez así puedan entender un poco por qué amo tanto a esos cuatro idiotas. No, esta recomendación no fue pagada.

 

 

Hola, gracias por leerme.
Puedes seguirme en redes sociales y enviarme tus comentarios a:

Twitter: @mellamanlizzie

Instagram: @lizziem_oreno

¡Qué viva la música!