Entretenimiento / Turismo

Turismo
09.05.2017
La guía perfecta para conocer de pe a pa Park City.
#BucketLists
09.05.2017
La guía perfecta para conocer de pe a pa Park City.

#BucketLists
La guía perfecta para conocer de pe a pa Park City.

Un fin de semana lleno de adrenalina, amistad y mucho frío, fue el que disfrutaron un grupo de amigos y bloggers para conocer las montañas de Park City y demostrar sus mejores movimientos al bajarla.

Todo comenzó el pasado 22 de febrero, después de arreglar las maletas y dejar todo listo para nuestra partida a esta maravillosa experiencia. Nos subimos al avión de la aerolínea Delta Air Lines y tomamos rumbo a Salt Lake City con un vuelo de 3:30 horas aproximadamente. Al llegar el frío se apoderaba de nuestros cuerpos pero una camioneta nos estaba esperando para tomar carretera rumbo a Park City. Llegamos directo al Silver Star Hotel, donde nos hospedaron estos días, el lugar está espectacular, son unas casas increíbles que rodean una alberca calientita y un jacuzzi que te saboreas después de la esquiada, además de una zona para hacer ejercicio

 

Fuimos a cenar a Roots Cuisine, donde nos esperaba Geoff Swarts, quien nos recibió y atendió de una manera muy cálida y platicó con el grupo sobre el itinerario y planes para el fin de semana. La noche terminó siendo un éxito, ya que todos con una emoción impresionante por empezar el día siguiente la esquiada se durmieron temprano.

 

Ahora sí el gran día empezó desde las 8:00 a.m. poniéndonos mil y un underwears, planeando el outfit perfecto para abatir el frío e ir a recoger los skies ya que nos dirigimos a Deer Valley Resort, montaña donde solo pueden ir los que esquían; los snowboarders deben de irse a la otra montaña. Deer Valley Resort está espectacular, es una montaña impactante con vistas y paisajes que nunca olvidaremos, unas zonas verdes increíbles y azules retadoras, sobre las negras no les podré platicar pero espero pronto volver y hacerlo.

Después de unas horitas y ya calentando el cuerpo con el ejercicio, en punto de las 12:00 del día quedamos de vernos en Snow Park Cafetería para comer delicioso, agarrar fuerzas y seguir hasta las 4:00 p.m., hora que cierran la montaña.

 

 

 

 

El primer día de esquiada fue todo un éxito, disfrutamos al máximo y nos pusimos guapos para ir a cenar en el Seafood Buffett en Deer Valley con un menú espectacular, tuvimos que repetir platillo no les voy a mentir, después de la deliciosa cena y unos drinks, se prendió el ambiente y todo el grupo decidió ir al No Name Bar, donde disfrutamos de la noche tomando nuestros cocteles favoritos.

 

 

El segundo día y ya un poco mas cansaditos empezó un poco tarde, y nos dirigimos a la montaña de Park City, después de un cafecito agarramos fuerzas para darle sin parar. Risas y mas risas describieron este día, un poco mas de frío pero todo a la perfección, esta montaña también nos dejó con la boca abierta con sus múltiples opciones y paisajes de ensueño.

 

 

En cuanto acabamos nos dirigimos a una fiesta exclusiva de Veuve Clicquot en el Hotel Montage, donde brindamos por un gran día y agradecimos a los anfitriones por tratarnos como reyes y chiquearnos tanto. Nos dirigimos al hotel a cambiarnos para ir a cenar a un japonés delicioso, se llama Flying Sumo, después nos fuimos a un bar llamado Downstairs que pintaba para no traer nada de actitud pero la gente empezó a llegar y con eso culminamos un gran día.

 

El sábado era nuestro último día de esquiar, teníamos que aprovecharlo al máximo aunque nuestro cuerpo decía lo contrario, pero logramos pararnos de la cama y nos dirigimos a la montaña, sin duda fue el mejor día, lleno de confianza, clima perfecto, unas cervecitas en la montaña para hidratarnos y seguirle hasta que nos cerraran la montaña, y así fue, hicimos un pequeño break para comer en Viking, una casita donde sirven sándwiches y sopas y acabamos con una sonrisa en la cara que nadie nos podía quitar en ese momento y yo creo que nunca, esta experiencia queda marcada de por vida. Queríamos recorrer el pueblo de día así que nos fuimos con trajes de esquiar a caminar y nos despidió Park City con una nevada que quedará en nuestra memoria para siempre, ver el pueblo blanco y disfrutar como pasa el tiempo y tomarnos una que otra foto para el recuerdo, priceless. Para despedirnos del lugar fuimos a cenar y a un bar para brindar con Geuff por un excelente viaje y experiencia que nos dejó con el corazón abierto para volver. ¡Hasta pronto Park City, hope to see you soon!