Moda

Fashiorama
06.02.2015
GALLIANO X MARGIELA
TALENTO VISIBLE
06.02.2015
GALLIANO X MARGIELA

La moda al igual que el tren de la vida en momentos parece haberse vuelto predecible al entrar en ciertos patrones que si bien nos generan seguridad y en algunos casos bienestar, nos privan de nuevas y extraordinarias posibilidades. Quizás esta sea la razón por la que el regreso a la industria de uno de los más grandes talentos de la moda de los últimos 25 años continúa generando ríos de tintas y sobre todo grandes expectativas. La colección debut de John Galliano para la firma Maison Martin Margiela (renombrada ahora como Maison Margiela) marcó oficialmente el arranque del 2015 con la esperanza de que este sea un año positivo en donde el cambio, la innovación, la emoción y la creatividad vuelvan a ser la mejor carta de presentación para la moda. Renzo Rosso dueño del conglomerado Only The Brave quien además de comprar la firma del reconocido diseñador belga Martin Margiela en 2009 posee  marcas como Diesel, Viktor & Rolf y Marni, planeó cada detalle de la mano de Galliano para lograr un regreso triunfal. Y así fue, el pasado 12 de enero y en pleno cierre de la Semana de la Moda masculina de Londres, se dieron cita los 100 invitados elegidos para presenciar la colección “Artisanal” de Maison Margiela. Dicha colección fue presentada por años en el marco de la Semana de Alta Costura de París, sin embargo romper con el calendario oficial y con la misma Cámara Sindical de la Alta Costura de París para presentarse en Londres tiene un claro significado, volver al origen de Galliano y reestructurar la marca. Para Renzo Rosso el tener una marca de culto como Margiela cuyo ADN está ligado a una invisibilidad que roza con lo clandestino (Martin Margiela mientras lideró la marca jamás dio una entrevista o se dejó fotografiar), ha dejado de ser una estrategia correcta. En la era de las celebridades y las redes sociales, el anonimato no es una opción. Una razón por la que en octubre pasado anunciaba como Director Creativo de Margiela a John Galliano tras 4 años de exilio de la moda tras su sonado video escándalo que le valdría el despido de Dior y de su propia marca. Con el hashtag #margielamonday el mundo fue descubriendo las primeras imágenes de esta esperada entrega a medida que los invitados VIP como Kate Moss, Manolo Blahnik, Nicola Formichetti o Anna Wintour subían en sus redes las imágenes  en tiempo real. La reacción fue inmediata y el sentimiento de excitación por tener de regreso a Galliano fue generalizado. Un trabajo profundo de exploración a las raíces de la casa Margiela (que en varios sentidos es similar a las de Galliano), permitieron crear una colección en donde la deconstrucción, la extravagancia, el humor y la maestría artesanal de las prendas se mantienen fiel al legado de la firma pero con una visión renovada y apegada a Galliano. Un trabajo que ha generado excelentes críticas tanto de la prensa como del público pero que en realidad marca sólo un primer paso de lo que será este nuevo capítulo  para Galliano y Maison Margiela. Los ojos de quienes amamos y vivimos la moda ahora están puestos en lo que será la primera colección de Ready-to-Wear (la línea comercial) a presentarse en marzo de este año y que entonces nos dará una pauta más clara de este nuevo camino que emprenden dos de los más grandes nombres de la moda contemporánea. Parte del éxito de Margiela han sido las prendas “sin terminar”, piezas que parecen estar en construcción pero cuyo valor radica en los significados y la carga emocional que lleva cada prenda. Esto mismo es lo que parece definir el destino de Galliano en estos momentos, una obra en proceso de la cual somos testigos y que sin duda nos genera algo que muy pocos logran: emoción.