Perfiles / Entrevistas

Cocina en rosa

Las huellas de Montse Estruch

Cocina en rosa

28.03.2019

TEXTO: ARACELY AGUILERA

FOTOS: LILITH MEDINA

 

La cocina es generosidad. Esta chef originaria de Barcelona ha dividido su corazón entre México y España, especialmente en Punta Mita, a donde siempre vuelve. Ella sabe que puede hacer labor social desde la cocina y no solo preparando, sino también enseñando y donando su trabajo. La causa de Cruz Rosa la ha conmovido tanto que donó una clase de cocina y una cena, que se subastó al mejor postor, todo a beneficio de las mujeres padecen cáncer y que viven en el albergue que se ubica en nuestra ciudad.

 

 

Montse Estruch creció entre flanes, platillos y sabores, la cocina es parte de su vida desde que era niña, ya que su mamá cocinaba y su papá era mesero. Aunque en un principio confiesa que no le gustaba con el tiempo le fue tomando cariño, de manera que el pequeño hostal al que llegaron los tres y en el que tanto trabajaron se convirtió en El Cingle, creado en 1973, en Vacarisses Barcelona, dando inicio así a su carrera gastronómica, pero fue en 1995 cuando decidió cambiar la propuesta del lugar funcionando solo como restaurante.

 

 

Montse sigue experimentando emociones y sabores en la cocina; también imparte cursos, publica libros, participa en talleres y ferias gastronómicas por España y el mundo.

 

 

Acerca de Cruz Rosa

El albergue de la Cruz Rosa apoya a mujeres que padecen cualquier tipo de cáncer, enviadas del Seguro Social y el Seguro Popular, sin los recursos para poder atender su enfermedad. Vienen de diferentes ciudades y poblaciones, acompañadas por un familiar, donde reciben tratamiento de quimioterapia, radiación, biopsias y cirugías. Las hospedan en esta casa con mucho amor, reciben alimentación y la atención psicológica que necesitan. El paciente y su acompañante se quedan entre 60 y 180 días al año para recibir su tratamiento. El albergue tiene capacidad para recibir a 40 personas, han llegado de diferentes estados de la República y han atendido a más de 680 mujeres con sus familiares.

 

 

Una de las particularidades del menú en la clase que impartió fue que resaltaron los tonos rosas y las recetas fueron:

-Terciopelo de fresas, tomate, flores y verdes

-Bombones de Brandada

-Curry ligero de corvina, gambas y piña

-Crema de coco con barquillos de frutas frescas

-Croquetas de frambuesas y mascarpone

Editando un pequeño recetario para que sus alumnos se lo llevaran a casa.