Perfiles / Entrevistas

Entrevista con los Castiello

Arquitectos de familia

Entrevista con los Castiello

15.06.2017

TEXTO: ARACELY AGUILERA 

FOTOS: CLAUDIO JIMENO

LOCACIÓN: CAVALIA  

 

No solo en profesión, Jaime Castiello ha sido un ejemplo para sus hijos. Gente Bien platicó con él sobre su pasión por la arquitectura pero una mayor es el amor por su familia. Sus hijos, Jaime y Fernando, lo acompañaron en esta sesión, quienes lo reconocen en este Día del Padre y comparten con él una carrera llena de logros.  

 

De manera natural, la arquitectura llegó a la vida de Jaime Castiello. Primero por su padre, que fue arquitecto: “Viví con eso. Si íbamos de vacaciones veíamos iglesias, museos, con eso crecí. No fue forzado, ya era un estilo dentro de la familia. Siempre me gustó, así que cuando tuve que decidir qué estudiar, no lo dudé”. 

 

Cuéntanos acerca de tu carrera:

“Me la he pasado muy bien. Empecé a trabajar pronto porque mi papá murió joven también, así que inicié estando todavía en la carrera. A los 21 hice mi primer proyecto para una casa y tendría unos 23 cuando hice mi primer edificio. Sí tengo un rato ejerciendo la profesión y disfrutándola como es esto, con altas y bajas”. 

 

¿Quién más de tu familia comparte esta pasión?

“Tengo dos hijos arquitectos. Al primero, Jaime, lo veía muy influenciado por unos amigos, unos le decían que debía ser licenciado y otros administrador. Yo siempre había escuchado que no se debe interferir en las carreras que eligen los hijos. Entonces pensé, aquí el único que no opina soy yo y sí quiero hacerlo”.

 

¿Cómo fue ese momento, qué le dijiste? 

“Si quieres ser arquitecto a mí me daría mucho gusto, me encantaría y si no, no hay bronca, es tu decisión pero considéralo. Dos días después me dijo: Sí quiero. El segundo de mis hijos, Fernando, también se decidió por la arquitectura. Ellos tienen su propia oficina y también soy su socio, aunque yo tengo la mía”. 

¿Qué significaron para ti sus decisiones?

“Esa oficina va muy bien. Ha sido para mí mucha retroalimentación porque son visiones muy frescas. Hace años estuve dando clases de Diseño en el Iteso, lo disfrutaba muchísimo, con esta convivencia te actualizas, conoces nuevas ideas”. 

 

¿Qué otras opciones tomaron tus hijos?

“Tengo tres hombres y una mujer. Los primeros dos ya te he contado, el tercero se decidió por la Comunicación y mi hija, la mas chica, está estudiando Periodismo”. 

 

De tu personalidad, ¿qué te llevó a la arquitectura?

“Todas las carreras tienen cierto grado de creatividad. Yo encontré eso en la arquitectura. Siempre estás buscando, proponiendo, cuestionando. Aunque a veces volteas para atrás con los años y dices, debió haber sido diferente”.

 

¿Te has arrepentido de algo?

“Sí, hay cosas que hice, durante algún momento de mi vida, que sí hubiera hecho distinto. Sobre todo muy joven, pero en ese momento de tu vida eres muy influenciable por diferentes tendencias, como Barragán -que influyó mucho en nuestra generación- poco a poco vas asimilando lo que ha sido la historia de la arquitectura contemporánea y vas entendiendo las cosas a tu manera”. 

¿Hay algún arquitecto que admires?

“A los arquitectos portugueses, sobre todo a  Álvaro Siza. Me gusta mucho la arquitectura portuguesa, le tengo mucho cariño a ese lugar porque trabajé ahí. Me fue muy bien, con ese proyecto gané en un premio en Guadalajara. Es una población, una idiosincrasia y economía muy parecida a los mexicanos. Encontré mucha afinidad y las propuestas de Siza son muy digeribles para nosotros”. 

FRASE

“Si te gusta tu chamba no la padeces, la disfrutas”. 

 

“Papá ¡muchas felicidades! Quiero aprovechar el día para decirte cosas que ya sabes. 

Primero, que te quiero, que te admiro, que eres mi ídolo, que es una fregonería compartir aficiones y gustos en común contigo. Profesionalmente es increíble aprenderte y exprimirte pero sobre todo, y como hijo, es una bendición y es invaluable tenerte. Te quiero Jefe”.

Jaime Castiello 

 

 

 

“Un ejemplo a seguir es mi papá para mí. En el ámbito profesional ha sido un arquitecto muy exitoso, con altas y bajas cómo se acostumbra en esta profesión, pero sin duda alguna la obra más importante que ha construido es nuestra familia que junto con mi mamá han creado. Espero que Dios me dé la oportunidad de pasar muchos años más a su lado y seguir aprendiendo de él”.

Fernando Castiello