Perfiles / Entrevistas

Entrevista exclusiva con Bill Lumsden creador de whisky

Glenmorangie

Entrevista exclusiva con Bill Lumsden creador de whisky

31.03.2017

 

El doctor Bill Lumsden es el director de destilación de la compañía Glenmorangie, una marca escocesa de whisky, que tiene alrededor de seis años en el territorio nacional, considerado un mercado de introducción, que es una prioridad global para desarrollar la marca.

Bill ha sido proclamado como el mejor Maestro Destilador del Año por los premios Íconos del Whisky 2016 de la revista Whisky, que premia a las personas y lugares más destacados en el mundo. Además de ser el director, es quien supervisa la creación del whisky single malt más fino del mercado de Glenmorangie.

En su visita por México, pisó tierras tapatías, donde se reunió con líderes de opinión y amantes del whisky en una exclusiva cena en el restaurante Alcalde, donde el chef Francisco Ruano preparó un menú especial, hecho a la medida de cada uno de los productos de Glenmorangie.

En entrevista para Gente Bien, Bill Lumsden platicó sobre su más grande pasión, elwhisky.

 

¿Cómo surge tu interés por crear whisky?

“Todo empezó cuando estaba estudiando en la universidad y tomé el primer trago dewhisky y me sorprendió. A partir de ahí me volví un consumidor asiduo. De hecho, te puede parecer curioso, pero el primer whisky que tomé fue un Glenmorangie 10, pues hoy en día me siento muy orgulloso de poder trabajar para esa marca como creador”.

 

¿Cómo empieza su carrera en Glenmorangie?

“Empecé mi trayectoria trabajando para Diageo, donde colaboré 10 años. Trabajé desarrollando procesos para la destilación, para el malteado, entonces fue algo muy interesante porque pude conocer todos los pasos que conlleva la producción de unwhisky. Finalmente en 1994, salió una convocatoria en la que buscaban un gerente de destilación para Glenmorangie y fue cuando me decidí a aplicar para ese puesto. Mi trabajo era sumamente científico y poco a poco he podido involucrarme más, conociendo a los consumidores finales de la marca. En Glenmorangie tuve la oportunidad de echar a volar mi imaginación, de crear y proponer cosas nuevas para la empresa. Ahí empezó mi carrera, que hoy en día ya tiene 23 años de la mano con Glenmorangie”.

 

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

“Me encanta trabajar, la mayor recompensa que tengo es estar en contacto con los consumidores y ver la sonrisa que se esboza en su cara cada vez que prueban el producto. Para la empresa y para el grupo muchas veces son los reconocimientos que he ganado a lo largo de la trayectoria, pero para mí en lo personal mi máxima recompensa es esa sonrisa que veo en los consumidores”.

 

¿Qué elementos distinguen un whisky de calidad?

“Para mí, primero, un buen whisky no debe ser agresivo en la boca, debe de ser muy suave y aterciopelado, que se pueda disfrutar; en segundo, que exista una variedad de sabores dentro del producto; tercero, que puedan ser sabores complejos que se puedan mezclar entre flores, frutas, maderas, lo cual los hace más interesantes al paladar; finalmente, mi opinión es que un buen whisky es algo que puedes tomar directo, sin necesidad de mezclarlo, ni con agua. Quizá algunos de mis colegas de la industria, probablemente den otras respuestas, pero esto es lo que realmente creo”.

En Guadalajara ¿dónde se puede encontrar Glenmorangie?

“En los restaurantes como Alcalde, donde el chef Francisco Ruano ha sido galardonado con el Premio One to Watch, que es parte del Fifty Fest de Latinoamérica patrocinado por Glenmorangie Single Malt Scotch Whisky”.

La marca se puede encontrar en los mejores restaurantes de Guadalajara como Vincent, Bruna, M Cocina Creativa, Almacén del Bife y Corazón de Alcachofa. También está en clubes, anaqueles y distribuidores como Vinos América, La Playa, Vinoteca, entre otros.

 

¿Cuál es el proceso de elaboración del whisky?

“Es muy simple y no ha cambiado a lo largo de los últimos años, se basa en seis pasos básicos. Primero, el que llamamos malteado en el que se toma la cebada y se fermenta para que crezca, con esa azúcar se inicia el proceso. Segundo, es cuando se muelen esos granos de malta para hacer un polvo. Tercero, se pone esa materia en agua, la cual Glenmorangie utiliza agua de manantial, que es un agua con particularidades muy especiales y cuando lo mezclas con agua caliente se genera azúcar. Cuarto, se le pone levadura y tardas tres días en fermentar. Quinto, después pasamos a la destilación en la cual concentramos los sabores, y ahí, es justamente donde usamos unos alambiques muy altos, del tamaño del cuello de una jirafa, lo que da como resultado es un destilado muy sutil y muy delicado. Y finalmente, el sexto, el producto de esa destilación es guardado en barricas, un paso muy importante porque también el whisky obtiene sabores de la madera”.

¿Cuáles son los próximos proyectos de la marca?

“Estamos desarrollando un proyecto en Nueva York muy exclusivo, se trata de botellas de 1974, que son botellas muy antiguas dentro de nuestro portafolio. Solamente va a haber 503 botellas alrededor del mundo porque no nos gusta hacer las cosas igual que todos los demás, entonces fue mi propuesta que la edición fuera de 503 botellas.

Otro de los proyectos que estamos lanzando en Estados Unidos es Gran Vintage, en México promocionamos nuestro producto principal que es Glenmorangie 10 y profundizar en la gama mediante nuestros productos de extra maduración y algunas sorpresas que tendremos para este junio, para el Día del Padre, una excelente opción para regalo”.

 

¿Algo más que quieras compartir?

“Que siempre estoy buscando la innovación para todos los amantes del whisky, que estén tranquilos, que tengo bajo la manga más de 30 experimentos que están en camino para poder seguir presentando productos de la misma calidad.

Y que tenemos otra destilería. Glenmorangie se encuentra en el norte de Escocia, en las tierras altas, pero tenemos una destilería en el lado opuesto, donde tenemos una marca que se llama Arderg y es un producto sumamente ahumado, que los amantes de los whiskys también suelen recibir con mucho gusto”.

 

TEXTO: XOCHITL MARTÍNEZ

FOTOS: CORTESÍA GLENMORANGIE