Perfiles / Entrevistas

Ricardo Viramontes

the branding people

Ricardo Viramontes

29.01.2021

FOTOS: CORTESÍA

 

"Todo proyecto debe ser a la vez estético, funcional y elocuente". Éste es el mantra del estudio de diseño the branding people, fundado por el guanajuatense Ricardo Viramontes hace más de una década y ahora situado en la capital del país.

El estudio se especializa en construir sistemas de comunicación visual, pero sin duda alguna tiene una característica muy propia, y es que surge del balance entre diseño y marketing, algo esencial en cada proceso creativo.

 

 

En la industria del diseño, de una forma u otra se va dejando una firma visual a los resultados, y uno de los objetivos de the branding people -según nos cuentan en entrevista- es evitar ésto en la medida de lo posible para lograr adaptarse realmente a lo que el cliente "necesita comunicar", siendo su mensaje el eje rector de su trabajo funcionando como mero "traductor" de la esencia de la marca.

En entrevista con Rivardo Viramontes, nos platica un poco más sobre todo este proceso creativo y cómo surgió su agencia:

 

¿Por qué decidiste dedicarte al branding?

"La historia tiene muchos ángulos, como estaba por salir de la carrera de marketing donde la ruta marcada era bastante obvia: arrancar un proceso de trainee en algún corporativo global con sede en Reforma o Santa Fé y seguir una larga carrera dentro de la empresa para con el tiempo ir escalando poco a poco los peldaños que se fueran presentando delante.

Y esto no pudo ser más alejando de la realidad, porque la casualidad, el contexto y un extraño arraigo por toda esa parte visual-comunicativa que tiene el diseño me llevaron a arrancar the branding people con mi entonces socio en la primavera de 2012. Con más trompicones y brincos inesperados que otra cosa comenzó casi sin querer el viaje que hoy me tiene aferrado con cuerpo, cabeza y sobre todo mucha alma".

 

 

¿Cuál fue tu primer acercamiento al branding?

"A estas alturas del partido ya no sé muy bien cuál fue el momento exacto, es más, para ser honesto no creo que a mis 21 años tuviera muy clara en la cabeza la línea divisoria entre "publicidad" y "branding". Soy fiel creyente de que uno va caminando por la vida con cara de idiota buscando lianas de las cuales colgarse, oportunidades si se puede decir así y la mía fue ésta".

 

¿Cómo definirías tu estudio? ¿Cuál es su esencia?

"Surge de ese blend entre diseño y marketing. En esta industria es muy complicado 'no firmar' un trabajo ¿sabes?, siempre se queda impregnada la huella que tiene el estudio. Nuestra lucha es evitar ésto en la medida de lo posible.

 

¿Quién conforma tu equipo?

"En un microcosmos tan particular como es el del diseño no sé si para el día que ésto se esté leyendo habrán otros nombres, estoy casi seguro que sí, pero hoy me sé muy orgulloso del equipo que los años han ido entretejiendo, gente súper capaz con quien aprendes, creces, te equivocas, re-aprendes y vuelves a empezar".

 

 

¿Cómo es el proceso creativo al crear un branding?

"Después de dar el banderazo de salida a un proyecto, lo primero que hacemos es adentrarnos en el brief del cliente. Muchas veces completísimo y concreto, muchas otras convertido en la puerta creativa que nos invita a reinterpretar junto al cliente sus ideas, miedos y expectativas. A continuación viene el clavado necesario en el mar del diseño donde hay mil ideas, referencias. rutas qué seguir o qué evitar, un sinnúmero de posibilidades que la dirección creativa, la de arte y el diseñador a cargo tratan de amalgamar y llevar a un buen camino. Pasado el proceso de las ideas y los trazos llega la parte de presentrle al cliente lo que a nuestro juicio y experiencia es la mejor alternativa para que su marca consiga conectar verdaderamente con su audiencia: el logotipo (importante, sí), y el Master Graphic.

 

¿Cuál es el mensaje que quieres comunicar por medio de tus creaciones?

"El mensaje depende del emisor y el receptor, el sistema gráfico es sólo el medio".

 

¿Qué crees que es lo más difícil para un diseñador hoy en día?

"La batalla más complicada es salir "medio seco" del obligado chapuzón de tendencias al que se somete durante el proceso creativo, quiero decir que a veces quien diseña busca ser "lo más cool" posible, seguir una idea que está triunfando en otro lugar, ganar un premio que acredite su "coolness" y su bandera "rompe-esquemas", el reto es justo no hacerlo y serle fiel al concepto, a la marca y al mensaje".

 

 

¿Por qué crees que el mundo debe apostarle al branding?

"Voy a caer en el súper cliché del pido perdón por adelantado, pero creo que no lo sé decir mejor. El branding es a la marca lo que los ojos al cuerpo... 'el espejo del alma'. Y en este mundo pandémico y saturado de estímulos es súper importante que los mensajes se cuenten de la forma correcta. El diseño funge como 'facilitador' de esta ecuación, ayuda a que no se pierda la esencia, a que fluya de una forma más eficiente el intercambio de ideas, a mostrar lo que se es en realidad".