Perfiles / Perfiles

Lupita Arreola

Creaciones al estilo Landalba

Lupita Arreola

09.01.2017

Cuando Lupita Arreola de Alba tomó la decisión de irse a Buenos Aires, tenía la certeza de que algo cambiaría y tuvo razón. Su destino, a los 18 años, apenas se estaba trazando. Aunque irse sola parecía una locura, fue apoyada por sus padres, porque un rasgo que la define es la determinación y el carácter. Sin tener la claridad de qué pasaría, algo en su interior le dijo que Argentina era el lugar adecuado y no solo decidió escuchar sino actuar, así que se inscribió en la carrera de Indumentaria con fashion marketing.

Durante ese tiempo y tras superar algunos retos, como el que implica cambiar de país, supo ver a distancia aspectos de la cultura mexicana que anteriormente no apreciaba. Algo que también llamó su atención fue el comportamiento de los argentinos, quienes defienden y valoran su cultura en todos los aspectos,  que se ve reflejado también en el diseño y confección de ropa. Ellos están orgullosos de lo que son y lo que hacen y esas actitudes, le hicieron voltear nuevamente a México. 

Tres años después, aún sin concluir todas las materias de esta carrera, se dio cuenta que su mayor campo de trabajo estaba justamente en México, creando una marca o un nuevo proyecto que tuviera que ver precisamente con el diseño y sabía que tenía que seguir trabajando. 

Esos años de crecimiento le sirvieron a Lupita Arreola para decidirse a emprender. A su regreso no tenía muy clara la idea de qué quería expresar a través del diseño pero como siempre ocurre, pasa de la manera más espontánea. Su mamá le pidió que la acompañara a una expo y fue justo ahí donde vio unos telares que le llamaron la atención y comenzó a darle vida a esa idea, una chispa que le dio la pauta para crear Landalba. 

Ella quería utilizar su apellido en su marca, pero mientras lo pensaba una de sus opciones fue “Tierra de Alba”, que corresponde a su segundo apellido, y de ahí surgió el nombre: Landalba. Esto apenas estaba por comenzar y contactó a la persona de los telares de Oaxaca, le dio seguimiento y vio la manera de incorporar estos telares con prendas de piel, así que inició con la búsqueda de materiales tanto en la tenería, como para la elección de los forros y pidió a los artesanos de Teotitlán del Valle, en Oaxaca, para que crearan los telares.

 

Lupita presentó en diciembre de 2016 su primera colección, un sueño que  tuvo apenas unos meses atrás y ahora se convertía en una realidad. Entre sus creaciones hay chamarras, que son el must de la temporada, así como faldas, capas, chalecos e incluso trajes de baño y el primer punto donde se colocó fueron los bazares, como La Mirilla, para ver la respuesta de quienes se acercaban a preguntar por sus diseños. 

Las prendas de Landalba se pueden encontrar en Defactori en Guadalajara, en Cardigan en CDMX y en Santo Cielo, ambas en Polanco. Hay una plataforma llamada Reconstructor Store en Miami, porque una de las prioridades de Lupita es dirigirse al mercado extranjero. También tiene su tienda en línea www.landalba.com y está en la búsqueda de encontrar una boutique en Los Angeles.

En su taller en Guadalajara, ella nos recibió feliz, ilusionada y con toda la energía para hacer que Landalba crezca, orgullosa mira sus prendas y sabe que le ha puesto no solo el talento sino el alma entera.